Pug o Carlino

Pug o Carlino

Con el nombre de Pug o Carlino se conoce a esta curiosa raza originada en Asia, presumiblemente en China, hace más de 2000 años. Aunque se desconocen detalles precisos acerca de la creación de la raza, se sabe que los pugs y pekineses eran los animales preferidos de los monasterios tibetanos.
A partir de los años 1500, comerciantes holandeses introdujeron la raza en Europa.

En cuanto al nombre Pug, algunos historiadores lo atribuyen al vocablo latino “pugnus“, que significa puño y se corresponde al hocico del perro, el cual se asemeja a un puño humano. Otros consideran que provendría del inglés antiguo “pugg“, término cariñoso utilizado para un pequeño amigo juguetón.
El término Carlino, nombre alternativo de esta raza, se originó en Francia a raíz de un reconocido actor italiano del siglo XVIII, Carlo Antonio Bertinazzi, cuyo seudónimo fue “Carlin y su aspecto, al interpretar el personaje Arlequín, evocaba el característico antifaz negro de la raza.


pug o carlino sentado con la lengua afuera

📏 Altura y Peso
Los Pug alcanzan una altura de entre 15 y 35 cm y un peso de entre 5 y 10 kg en su edad adulta.

🐾 Carácter
Cuando son correctamente socializados, estos perros son de carácter estable, inteligente, activo y cariñoso. Son muy juguetones, por lo que se llevan muy bien con los niños, aunque no les agradan los juegos violentos.
Se debería evitar dejarlos solos, ya que ello les produce ansiedad y los puede tornar destructores.

📅 Esperanza de Vida
La esperanza de vida promedio del Pug o Carlino oscila entre los 12 y 15 años en condiciones de salud óptima. Por sus características físicas, es propenso a sufrir problemas respiratorios y obesidad, lo cual podría acortar su esperanza de vida.


¿Cómo es la personalidad del Pug o Carlino?

Aspectos positivos

El Pug o Carlino es un excelente perro de compañía. Es cariñoso alegre y juguetón por lo que se divertirá mucho conviviendo con niños. Tiene una fuerte personalidad, pero su carácter es estable. Son fáciles de socializar, por lo que se llevarán bien con adultos y con otros animales. Aunque requieren algo de ejercicio, son excelentes compañeros para adultos mayores, ya que no exigen actividad fuerte.
Es muy sociable con otras mascotas y no se intimida ante perros más grandes. Se adapta muy bien a todo tipo de espacios, lo que lo hace una mascota ideal para viviendas pequeñas. Los Pug son perros muy limpios y generan muy poco olor perruno.

hombre asiático con lindo pug en el campo

Aspectos negativos

A los Pug no les gusta estar solos mucho tiempo, esto les produce ansiedad y en casos extremos podrían volverse destructores. Por ello es ideal darles 2 paseos cortos al día. Es importante destacar que, aunque se lleven muy bien con niños, se deberá cuidar los juegos violentos, ya que estos tienden a molestarle. En ocasiones el Pug no es consciente de su pequeño tamaño y se comporta en forma desafiante frente a perros más grandes. Será bueno estar pendiente de esa conducta, para evitar sustos o lesiones.
Los ejemplares de esta raza tienden a sufrir de obesidad, por lo que debemos acostumbrarlos desde pequeños a realizar actividad física, siempre de manera moderada, nunca en forma intensa. Su nariz achatada puede hacer que se ahogue o se canse más de lo normal.


Cuidados Generales

Icono de tijera y peine de perros El pelo

El pelo del Pug es corto, liso y suave y, aunque parezca que no requiere mantenimiento alguno, será necesario cepillarlo diariamente para mantener su aspecto fino y brillante. Esta es una raza que muda su pelaje durante todo el año y en general la muda se incrementa durante las épocas de otoño y primavera.

pug carlino serio sentado sobre grama

Curiosamente, la mayoría de los Pug tienen una doble capa de pelo. La interna es más suave, mientras que la externa es más corta y gruesa. De esta forma, regulando la cantidad de pelo que pierde en cada capa, el cuerpo del Pug se adapta mejor al frío durante el invierno y al calor durante el verano. El cepillado es fundamental para arrastrar todo el pelo desprendido. Lo ideal es utilizar un cepillo de goma o un guante de cepillado, terminando con un cepillo de cerdas duras para un acabado perfecto.

Los colores del Pug o Carlino varían y los 4 colores clásicos de la raza son albaricoque, leonado claro, negro y plata o gris. Este último es el menos frecuente. También podemos encontrar perros Pug blancos, lo cual no se considera un color de la raza, sino que el ejemplar sufre de albinismo.

Icono tijera de uñas para perros Las uñas

Si tu perro Pug realiza suficiente ejercicio diario, es posible que lime naturalmente sus uñas sobre superficies duras. Si notas que el desgaste natural no es suficiente, deberás encargarte de cortarlas o de que alguien más lo haga. Con un poco de práctica, las herramientas adecuadas y paciencia, podrás hacerlo sin problemas. Si no te animas o no sientes la seguridad suficiente, te recomendamos llevar tu mascota al veterinario para que lo hagan ellos y asegurarte de no lastimarlos. Lastimarle las uñas una vez, haría que sienta miedo cada vez que se le vaya a cortar las uñas.

Icono de persona bañando un perro El baño

Lo ideal es bañar a tu Pug o Carlino una vez al mes, si no se ha ensuciado especialmente debido a alguna actividad o juego al aire libre, o no más de 2 veces al mes si fuera estrictamente necesario. Hacerlo con mayor frecuencia podría alterar el balance del PH de su piel y provocarle irritaciones o alergias.

Trata de usar siempre un champú para perros, neutro o hipoalergénico, para cuidar la piel de tu mascota. Una vez bañado, es importante realizar un secado profundo, especialmente en el interior de sus arrugas y pliegues, para evitar el exceso de humedad y la formación de hongos. Esta raza no se adapta bien a los cambios de temperatura. Evita que se enfríe después del baño. Si es la primera vez que bañas a tu Pug, es probable que se asuste con el ruido del secador. Recuerda mantenerlo a más de 20 cm de la piel de tu mascota y utiliza la temperatura más baja y la velocidad mínima.

Ícono plato de comida para perros La alimentación

El Pug es un perro que tiende a tener problemas de obesidad. Normalmente son perros muy glotones y es necesario controlar la cantidad de alimento que se les ofrece y evitar las golosinas como premios. Sus necesidades nutricionales irán cambiando con los años. Existe en el mercado una gran variedad de alimento seco o pienso, balanceado específicamente para cada etapa de su vida. Quienes prefieran la comida hecha en casa, deberán asegurarse de darles la correcta combinación de proteínas, vitaminas, cereales, grasas y minerales esenciales para su correcto crecimiento y desarrollo.

plato de acero con pienso para perros

La cantidad de alimento dependerá siempre de la edad, el peso y la actividad física habitual de cada perro. En promedio, un Pug adulto de unos 6 kilos, requerirá entre 120 y 150 gramos de pienso seco al día, repartido en 2 tomas. Igualmente, a lo largo de su vida deberás ir adaptando su alimentación. Hasta el año necesitará un pienso seco del tipo junior. A partir del año deberías alimentarlo con pienso seco de adultos, el cual es más bajo en grasas y está especialmente balanceado para la etapa más larga de su vida. Ya en la etapa de adulto mayor, aproximadamente a partir de los 7 años, tu Pug requerirá alimentación especial para su edad. Muchas de las mejores marcas de pienso seco producen versiones “senior” con altos contenidos de calcio para ayudar a nuestros ancianos amigos caninos.

Los dientes

Entre los 3 y los 6 meses de edad el Pug mudará sus dientes de leche por dientes permanentes Una vez que comienzan a aparecer sus dientes permanentes, alrededor del cuarto o quinto mes, es recomendable que comiences a realizar una limpieza diaria de los dientes de tu Pug. Recuerda utilizar siempre cepillos de tamaño pequeño y pasta dental canina. La presencia de placa en los dientes es un serio foco de infección y podría afectar la salud de tu mascota.

dientes de pug

En otras razas es común ofrecerles una golosina como premio después de cada cepillada dental. En el caso del Pug, por su tendencia a la obesidad, es preferible que le premies con caricias en lugar de golosinas

Salud

Icono salud del perro, forma de corazón Enfermedades y Riesgos

Los Pug o Carlinos, al igual que los demás perros, están sujetos a enfermedades generales y comunes a todas las razas, tales como enfermedades víricas, parasitarias, bacterianas, neurológicas y algunos tipos de cáncer.
Adicionalmente cada raza es propensa a diferentes enfermedades hereditarias. En el caso particular del Pug, sus ojos saltones tan característicos son propensos a diversas enfermedades como Cataratas, Ojo Seco, Entropión, Úlceras Corneales, Atrofia Retinal Progresiva y Queratitis Pigmentaria, entre otras. Su hocico corto y chato le hace propenso a algunas dificultades respiratorias. Es frecuente encontrar ejemplares de esta raza que respiran por la boca y que roncan durante el sueño. También puede presentar trastornos de la piel, como alergias o dermatitis.

pug con gorro y estetoscopio

En cuanto a riesgos, por sus patas cortas y cuerpo musculoso y compacto, el Pug o Carlino podría sufrir la luxación de la rótula. Si esto ocurriese, verías a tu mascota cojear y caminar o sentarse con dificultad, por lo que requeriría asistencia veterinaria.

A pesar de la enumeración anterior, esto no significa que el Pug sea un perro enfermizo o débil. Por el contrario, es considerado un perro de buena salud que podría ser tu compañero fiel por hasta 15 años.

Ten en cuenta que toda la información contenida en este sitio web, respecto a la salud de perros pequeños, se publica con fines informativos y orientativos. Por lo tanto queremos ser enfáticos en que nuestros contenidos no pueden servir para facilitar diagnósticos o sustituir la labor de un profesional. Para resolver cualquier duda sobre la salud y los cuidados de tu Pug o Carlino, deberías siempre recurrir a un veterinario.

hermosos cachorros de perro pug durmiendo

Icono perra embarazada y cachorro La reproducción

Si tienes una perrita Pug y estás pensando en su reproducción, hay varios factores que deberás tomar en cuenta antes de iniciar el proceso.

  1. La edad y el estado de salud de tu mascota: El primer celo de tu perrita debería aparecer entre los 6 y 12 meses de edad y, aunque esto indica ya es sexualmente receptiva, su organismo aún no está preparado para la gestación. Los siguientes celos se producen generalmente cada 6 meses, aunque esto dependerá de cada perra. La madurez sexual la alcanzará a los 2 años y será preferible esperar hasta ese momento antes de intentar la reproducción.
  2. La elección del macho: Cuando elijas al compañero sexual de tu Pug, siempre decídete por un perro sano de igual o de menor tamaño que tu perrita. Esto evitará que las crías sean demasiado grandes, lo que podría producir complicaciones durante el embarazo y especialmente al momento del parto.
  3. Los peligros de la Endogamia: Cuando dos perros directamente emparentados se aparean, se incrementa la probabilidad de que defectos genéticos sean transmitidos a la descendencia. Evita la endogamia y evitarás mutaciones y enfermedades congénitas.
  4. Los embarazos sicológicos: Si tu mascota presenta síntomas de embarazo (cambios de comportamiento, abultamiento del vientre y los pezones, cambios en su apetito) podría estar teniendo un “embarazo sicológico”. Este es un problema bastante común en perras que no han sido esterilizadas y puede aparecer tras un intento de monta o en forma espontánea. Se origina fundamentalmente por un desajuste hormonal y puede transformarse en un problema serio para nuestra mascota, quien podría incluso producir leche y experimentar una infección de las mamas. En estos casos será necesaria la intervención de un veterinario, quien recomendará la acción y el tratamiento más adecuado.
pug amamantando a sus cachorros
  1. La atención durante el embarazo: El embarazo de tu Pug debería tener una duración promedio de 63 días. Aunque el parto puede ocurrir entre los 55 y los 68 días. Esto dependerá de la edad y la cantidad de cachorros que estén por nacer. Idealmente, deberías confirmar el embarazo y la cantidad de cachorros mediante una ecografía. De esta forma podrás verificar el estado de salud de la madre y de los cachorros y sabrás qué esperar al momento del parto.
  2. La atención de los cachorros: Dependiendo de la edad tu perrita, de la cantidad de partos que haya tenido y de la edad del macho seleccionado, tu Pug podría tener entre 2 y 6 cachorros por embarazo. Normalmente las primerizas tienen entre 3 y 4. Los machos más maduros fecundarán más óvulos que los machos muy jóvenes. En algunos casos la cantidad de crías puede llegar a ser de hasta 8 cachorros. En cuyo caso deberás estar muy atenta para prestarle ayuda o llevarla urgentemente a la clínica veterinaria si se presentaran problemas.

Asegurarte de tener el espacio, el tiempo y los recursos necesarios para ayudar a tu perrita durante el embarazo, el parto y las etapas posteriores, hasta la colocación responsable de todos los cachorros, en hogares que puedan brindarles cuidado y afecto. Si no estás en condiciones de afrontar la responsabilidad, es preferible que no busques la reproducción de tu mascota. Ya existen demasiados perritos abandonados en el mundo.

Galería del Pug o Carlino


Imágenes de Pixabay
Icons made by Freepik from www.flaticon.com

Comparte esta entrada