¿Aceptará tu perro a tu bebé?

¿Aceptará tu perro a tu bebé?

¿Qué sucede cuando tenemos un perro antes que un bebé?

Para muchas parejas, las mascotas son como sus primeros hijos. Pero ahora… ¡Estás embarazada! Tu perro se sentirá completamente diferente y todo cambiará para él. ¿Aceptará a tu bebé?

Es normal que te surjan dudas o preguntas sobre cómo será la relación de tu perro con tu hijo. ¿Sentirá celos? ¿Podría ser agresivo con el bebé? ¿Se sentirá desplazado? ¿Cómo será la relación entre los dos? ¿Nuestra mascota estará feliz de aceptar a nuestro hijo? Muchas preguntas y todas ellas con fundamento. Si todo esto te está pasando por la mente, presta atención a los consejos que tenemos para ti.

Prepara a tu perro durante tu embarazo

Hermosa embarazada con bichón maltés

La llegada de tu bebé cambiará por completo los hábitos de toda la familia y tu perro también deberá acostumbrarse y adaptarse a esta nueva situación. La opinión general es que esta adaptación deberá hacerse paulatinamente y la recomendación es que la vayas realizando durante el embarazo, para que esto no sea un cambio brusco en su vida cuando llegue el bebé. Lo ideal es implementar estos cambios al menos tres meses antes de que tu hijo llegue a tu hogar.

Analiza el comportamiento de tu perro

Si tu mascota tiene dificultad para obedecer, es muy nerviosa o presenta un comportamiento exaltado (por ejemplo si tu perro es de los que saltan agitados cuando llegas a casa y se para en dos patas para saludarte), piensa qué sucederá cuando tengas una barriga avanzada y no puedas agacharte o te lastime con sus uñas o, si ya tienes al bebé en casa, pueda lastimarlo sin querer debido a su comportamiento ansioso. Todos estos comportamientos pueden modificarse perfectamente y lo mejor es que consultes con un educador canino para que puedas corregir esto lo más pronto posible. Si por el contrario tu perro es obediente y tranquilo, será importante que su conducta no cambie cuando llegue el bebé.

Modifica horarios y rutinas

Sabemos que es difícil que preveas desde ahora cómo cambiarán los horarios y rutinas en casa, pero sabes las cosas que haces hoy en día con tu mascota y que posiblemente dejarás de hacer o harás de manera diferente cuando llegue el bebé a casa. Puedes ir haciendo cambios graduales en la rutina de tu perro y así no sentirá un cambio brusco cuando estés con el bebé en casa.

Busca un espacio para tu mascota

cachorro durmiendo en cama blanca

Es posible que cuando tu bebé llore, tu perro se sienta estresado. Busca un espacio en tu casa donde colocar la camita, una alfombra o una cobija de tu mascota, para que pueda refugiarse allí y relajarse. Esto deberías hacerlo mientras estás embarazada, para que pueda ir acostumbrándose a su nuevo lugar y no esperar a que nazca el bebé para crear este espacio, ya que tu mascota lo asociaría con algo negativo y no es lo que deseamos.

Permite que huela las cosas y la ropa del bebé

A medida que vayas comprando juguetes, ropa o accesorios para el bebé o para su cuarto, será  bueno que tu perro vaya familiarizándose con los olores y sonidos nuevos. Deja que entre a la habitación y huela todos los rincones. Algo muy recomendable es que uses las cremas o colonias que compraste para tu bebé y así tu perro ya estará acostumbrado a estos olores.

Preséntale los juguetes del bebé

perro con juguetes de bebé

Imagina la cantidad de juguetes, sonajeros y mordedores que habrá en tu casa dentro de unos meses. ¡Ahora imagina la curiosidad que sentirá tu perro ante todo eso!  Pues es momento de que empiece a acostumbrarse a la presencia de estos juguetes, sin permitir que los tome con la boca. Cada vez que lo intente, deberás sustituirlo por alguno de sus propios juguetes y así irá aprendiendo poco a poco lo que no debe tocar.

Acostúmbralo a los sonidos nuevos

Si ya tu perro ha estado en contacto con otros niños, probablemente esté acostumbrado a escuchar los gritos, llantos y demás sonidos que pronto llenarán tu hogar. Si ese no es el caso, esto podría resultar muy incómodo para tu mascota y podría causarle estrés y ponerle nervioso. La recomendación es que durante tu embarazo tu mascota se relacione con niños pequeños para que pueda ir acostumbrándose a estos sonidos. Si no fuera posible, también ayudará que pongas videos con sonidos de llantos de bebé, balbuceos y gritos.

Tu bebé acaba de nacer

bebé con cachorro dentro de cuna

Tu perro debe haberte extrañado y estará ansioso de verte así que, apenas llegues a casa del hospital, acarícialo y salúdalo de manera tranquila y en un ambiente relajado. No le presentes a tu bebé hasta que tu mascota se haya calmado.

Busca una prenda que haya usado tu bebé en el hospital y deja que la olfatee y así vaya reconociendo estos olores nuevos.

Si hiciste todo lo que te hemos recomendado, el tan esperado momento del primer encuentro será algo normal y emotivo. A pesar de esto, SIEMPRE deberás vigilar el comportamiento de tu perro y nunca dejarlo solo con el bebé.

El primer contacto no deberá ser directo ni forzado. NO pongas al bebé en el suelo, mantenlo en tus brazos y permite que tu pequeña mascota lo huela durante unos segundos mientras tú hablas con calma y suavidad.

Observa el comportamiento de tu mascota durante los siguientes días. Si se mantiene relajada y tranquila ante la presencia del bebé, podrás dejar que los encuentros duren un poco más aunque NUNCA deberás dejar que se queden solos o sin vigilancia.
Si por el contrario tu perro muestra agresividad o nerviosismo, deberás pedir consejo profesional inmediatamente para corregir este comportamiento.

Conviviendo en casa

Es recomendable para la salud de tu pequeña mascota que se mantenga, dentro de lo posible, la frecuencia de sus paseos. Si ahora que ha nacido tu bebé no puedes hacerlo tú, trata que alguien de tu familia lo haga o quizás algún vecino que también tenga un perro pueda salir también con el tuyo. Si tampoco esto es factible, recomendamos entonces contratar un paseador, al menos durante las primeras semanas que serán las más agobiantes, mientras todo vuelve poco a poco a la normalidad.

A medida que pasen los días, semanas y meses, tu perro se dará cuenta de que aunque ya no es el centro de tu hogar, aún tiene tu amor y tu atención. También habrá ido acostumbrándose a la presencia del bebé en casa, a los nuevos olores y sonidos y todo irá fluyendo de manera normal. Luego de unos meses, tu bebé comenzará a gatear y a interactuar mucho más con tu mascota. Tu perro irá acostumbrándose naturalmente poco a poco a esta nueva rutina.

Ahora deberás ir enseñándole a tu hijo a respetar a tu mascota, a no molestarla mientras duerme o come, a no jalarle el pelo, las orejas ni la cola. A medida que tu hijo crezca, ten cuidado con los juegos que realiza con tu perro. Tu hijo debe entender que su pequeño amigo canino no es uno más de sus juguetes. Si coloca a tu pequeña mascota en algún sitio elevado, tu perrito podría caer o lanzarse y lastimarse seriamente. Una vez que tu hijo aprenda a caminar, procura que no pise a tu mascota ya que esto podría lastimarla y, por más bueno y paciente que sea, tu perro tratará de defenderse.

A medida que tu hijo vaya creciendo, podrás hacerlo parte de los cuidados del perro y así poco a poco irán estableciendo una hermosa y duradera relación de juegos y compañía.

bebe con perro encima de cama

Numerosos estudios demuestran que crecer con perros conlleva enormes beneficios para los niños. El contacto con los animales puede disminuir el riesgo de sufrir de asma y trae también beneficios emocionales, ya que pasar tiempo de calidad con los animales es muy beneficioso para la salud física y mental de tu hijo.

Ya tienes todas las herramientas necesarias para que tu fiel compañero canino acepte con naturalidad a tu futuro bebé y pueda adaptarse sin problemas a la nueva estructura de la familia. Ahora es el momento de ponerlo en práctica.


familia con niña de frente a perro

Fotos de Pexels y Pixabay
Foto Embarazada by Elen Bermúdez
Foto de Cubrir creado por freepik – www.freepik.es
Foto de Perro creado por master1305 – www.freepik.es
Fotos de Personas creadas por freepikprostoolehsenivpetro – www.freepik.es

Comparte esta entrada