Viajar con tu perro, en coche

Viajar con tu perro, en coche

Utilizar tu vehículo automotor es sin duda la forma más cómoda y práctica para transportar a tu mascota. Cuando decidas viajar con tu perro en coche, varias horas por vacaciones o pocos minutos desde casa al veterinario, deberás tener en cuenta ciertas normas y medidas de seguridad para protegerle como si se tratase de una persona.

¿Qué dicen las leyes?

Cada país tiene su propia legislación de tránsito y diferentes niveles de rigurosidad respecto a la normativa para transportar animales en un vehículo automotor. En España, por ejemplo, la Ley de Tráfico no nos dice concretamente cómo deberá viajar tu perro dentro del coche. El artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación dice lo siguiente:

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”.

En el caso de incumplimiento de dicho artículo, la ley apenas contempla el cobro de una multa, sin pérdida de puntos en el carnet de conducir.
Algo más estricto es el artículo 3 de la misma normativa, que considera una infracción muy grave conducir de forma manifiestamente temeraria y grave hacerlo de forma negligente creando una situación de riesgo.

Un agente de la Guardia Civil puede considerar que se ha violado la normativa si el perro viaja en el regazo del conductor o totalmente suelto en el habitáculo. Estos casos podrán ser multados con hasta 500 euros y seis puntos en el carnet de conducir.
En otros países del mundo, las normativas son más específicas. Por ejemplo en Chile, Sudamérica, la Ley de Tránsito No. 20.068/Artículo 80 dice que:

“Se prohíbe el transporte de animales domésticos en los asientos delanteros de los vehículos. Cuando estos sean transportados en la parte trasera de camionetas u otros vehículos abiertos, deberán ir suficientemente asegurados con arneses especiales”

En el país austral las multas no son demasiado elevadas. Pueden ir desde 0,2 hasta 0,5 UTM (entre unos 20 y 35 dólares estadounidenses). Otros países, como el Reino Unido, castigan muy severamente el incumplimiento de normas relativas al transporte de animales. La Regla 57 del Código de Carreteras de ese país, establece lo siguiente:

“Cuando esté en un vehículo, asegúrese de que los perros u otros animales estén adecuadamente sujetos, para que no puedan distraerlo mientras conduce, ni lastimarse a usted o a ellos mismos si se detiene rápidamente. Un arnés de cinturón de seguridad, un transportín para mascotas, una jaula para perros o un protector para perros son formas de sujetar a los animales en los automóviles “.

perro asomado en la ventana del coche

Aunque la Regla 57 del Código de Carreteras del Reino Unido no es una ley sino una guía, conducir con una mascota suelta en el vehículo podría generar la acusación por una serie de delitos graves. El código puede utilizarse como evidencia en cualquier procedimiento judicial bajo las Leyes de Tránsito del país, para establecer la responsabilidad de los conductores.

Los cargos por conducción peligrosa, causada por la distracción de su perro, podrían resultar en una multa de hasta £ 5,000 (casi 5.700 euros), de tres a nueve puntos de penalización en el carnet de conducir y llegar incluso a una pena privativa de libertad.

La seguridad ante todo

Si bien el tema de las multas puede parecernos importante, mucho más lo es la seguridad de nuestros pequeños amigos caninos. Ellos podrían sufrir lesiones severas e incluso morir, si tenemos un accidente y no hemos tomado las medidas adecuadas.

SUELTO JAMÁS:
Sin duda alguna la peor opción es la de llevar a nuestro perro suelto en el coche. En caso de accidente podría salir volando e impactar contra los asientos delanteros, contra los pasajeros, contra la luna o parabrisas del coche o, peor aún salir despedido fuera del vehículo.

CON ARNÉS NO SIRVE:
En el caso de los de un solo enganche, la hebilla del arnés se rompe ante una colisión y el perro sale despedido, pudiendo sufrir lesiones graves o mortales.
El arnés de dos enganches funciona mejor en perros grandes, pero no es recomendado para perros pequeños.

TRANSPORTÍN SIEMPRE:
El transportín o Kennel es la mejor elección para un perro pequeño. ¡Pero atención! No debe ir en al asiento trasero sujeto con el cinturón de seguridad. Es extremadamente peligroso. En caso de accidente el transportín saldría volando. Debe ir en el piso del coche, entre los asientos traseros y delanteros.

Perro en transportín en coche

Lo ideal sería que acostumbraras desde pequeño a tu amigo canino a viajar en coche, dentro de su transportín. Así sabrá como comportarse y perderá el miedo. Puedes ofrecerle alguna golosina y muchas caricias para que asocie esta actividad como algo bueno y positivo.

Algunos consejos importantes

  • Es recomendable no alimentar a tu perro unas horas antes de viajar en coche. Debes saber que los perros normalmente se marean y es probable que vomiten. Puedes preguntarle a tu veterinario si es recomendable darle algún medicamento para los mareos.
  • Si el trayecto es muy largo, será bueno que hagas paradas cortas para que tu perro pueda hacer sus necesidades, haga una pequeña caminata y tome agua. No olvides tener siempre contigo agua para cuando tu mascota lo requiera.
  • Mantén una temperatura agradable en el coche. Si hace frío, ten siempre una cobija para que pueda dormir confortablemente.
  • Nunca permitas que tu perro saque la cabeza por la ventanilla. Está prohibido y es extremadamente peligroso.
  • Mantén una actitud tranquila y relajada durante el viaje para transmitirle serenidad a tu perro.
  • Si por alguna razón debes bajarte del coche, NUNCA dejes sola a tu mascota dentro y menos con el coche apagado y las ventanas cerradas. Recuerda que la temperatura subirá rápidamente y podría causarle hasta la muerte.
  • Nunca desates o saques a tu mascota del trasportín o kennel, con la puerta del coche abierta. Recuerda que están ansiosos por bajarse y podrían salir corriendo de manera descontrolada.

Imágenes de Pixabay
Fotos de Mujer y de Perro creadas por user18526052 y freepik – www.freepik.es
Foto de Perro creado por freepik – www.freepik.es

Comparte esta entrada